Crecer,  Crisis,  General,  Resolución de conflictos

El poder de la decisión

«Entonces Dios dijo a Moisés:¿porqué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen, Y tú alza tu vara, y (tú) extiende tu mano sobre el mar, y (tú) dividelo»Ex14.15-16

fondos-paisajes-1024-2
Graciela lleva 8 años trabajando en negro, soportando aún que le paguen con retraso su magro sueldo, por no tomar la decisión de irse, o confrontar la situación.
La violencia familiar, como otros tipos de abuso, son posibles por la falta de decisión de la víctima de poner un alto a la situación y buscar ayuda.
La mayoría de los círculos enfermizos en las relaciones como pelea-perdón-reconciliación-pelea se mantienen así por años por la falta de decisión al cambio.
Un alto porcentaje de las personas que buscan consejería, se vuelven atrás cuando se les plantea la inevitable toma de decisiones y cambios.
La manipulación en las relaciones humanas y en todo tipo de liderazgo, es posible por la falta de decisión de quien se subordina a ser manipulado.
Hace un tiempo alguien me enseñó esta máxima inolvidable
Si yo no tomo una decisión, ya he decidido, he decidido no hacer nada.
Cuando no decido, también tomo otra decisión, terrible por cierto. Decido dejar la decisión, en manos de otra persona, en manos de la situación, o en manos del enemigo.
No me doy cuenta siquiera, asumo mi comodismo y mi incapacidad y digo «no puedo hacerlo, no puedo» Pero en mi «no puedo» lo que sí puedo, es dejar a otro a cargo de lo que yo debí decidir.
Por 20 años manejé esta triste realidad. Con mi fe puesta en la mentira en mi mente «no soy capaz de decidir, jamás lo lograré» ,»mi vida es así, y nunca cambiaré». Mientras yo creí al engaño, alguien más, una sombra oscura, tomó las riendas de lo que yo no decidí. Así, poco a poco, perdí áreas completas de mi vida. El gusto por vivir entre ellas.
La incapacidad de elaborar decisiones es un rasgo de debilidad del carácter que el enemigo suele usar con frecuencia.
Ahora, bien, este es el panorama normal y sombrío de una persona quebrantada, veamos qué podemos hacer para cambiar esta situación.
Examina esto, ¿qué diferencia a alguien en autoridad de los que están abajo suyo¿ ¿acaso mayor conocimiento técnico del área? No, un líder, es una persona ejercitada en la toma de decisiones.
Entonces, anota esto en tu corazón, las decisiones, precisan ser EJERCITADAS .Nadie nace con autoridad. La autoridad se gana el en ejercicio de decisiones.
La otra diferencia que veo entre alguien que lidera y los que le siguen, es que el líder, es una persona que toma las riendas de la situación y decide, y aprende de sus errores.
Hay quien expresa «no cambio por temor a equivocarme» Pero ¡Todos nos equivocamos! la diferencia es que si yo tomé el riesgo de decidir, puedo aprender aún de mi equivocación.
Decidir implica riesgo. Muchas personas pierden el paso del amor por no arriesgarse, pierden un mejor trabajo, ó la oportunidad de crecer, de viajar.
Amigo, la vida entera es riesgo, aún cómodamente instalado en tu casa tibia y confortable hay riesgos ciertos. Mejor es aceptar los diarios desafíos y atreverse a decidir el cambio, que vivir la muerte de la rutina. O peor, llegar al fin de la existencia, y ver que ya no tenemos el tiempo ni las fuerzas, para hacer lo que soñamos, o debimos. Qué triste, es ver que ya es tarde.
Antes mis hijos protestaban por mi hiperactividad y mis permanentes cambios y locuras. Hoy ya solo me miran, saben que si estoy en un desierto, deben prepararse porque saldré y seguro algo cambiaré en mi vida. La vida es corta, tengo tanto por hacer, hay tanto por vivir, por disfrutar, por cantar, por leer, por soñar. ¿y si el tiempo de mi fin fuera hoy? Pues me alegro de haber vivido al ciento por ciento. Simplemente eso.
Entonces, recapitulemos las características de la falta de decisión:
-desviación de la toma de decisiones hacia otros.
-aceptación del engaño en la mente.
-aceptación de la incapacidad al cambio.
-espiritualmente, nos colocamos directamente en el terreno del enemigo.
¿Qué dice Dios de esto en Su palabra?
Revisa el versículo inicial. Hay una línea de responsabilidad claramente demarcada, De un lado está lo que solo Dios puede hacer, por ej., sanar a alguien de un cáncer terminal cuando ya los médicos no pueden hacer nada. Pero del otro lado de la línea, está lo que yo debo hacer, lo que es mi responsabilidad. Dios no vendrá a hacer lo que a mí me toca. cuando los primeros síntomas de enfermedad se hacen notar debo ir al médico y ser fiel en el tratamiento, y no dejarme estar (desviación de la decisión y de la responsabilidad)
Desde que l hombre comió en el huerto del árbol del bien y del mal, la responsabilidad de decidir, es del hombre. Dios no pasa por encima de eso.
Nosotros construimos nuestro destino con nuestras decisiones.
Lo que hoy elegimos, modifica nuestra eternidad. Y recuerda, que no decidir, ya es una decisión.
Mañana seremos, lo que hoy decidimos.
Medita en ello, la toma de decisiones es impostergable.
El Señor dice, que si tú decides acercarte a Él, El se acercará a ti (Stg 4.8)
Dice que si decides oír atentamente su voz, y decides hacer lo recto, y decides guardar sus leyes, El será tu sanador (Ex15.26).
Dice que si decides guardar su pacto, tú serás su especial tesoro ((Ex19.5)
Dice que si confías en El todo lo podrás porque El te fortalecerá (Fil4.13)
Dice que si abres la puerta de tu corazón y de tu vida a Jesús, El entrará a tí, y cenará contigo (Ap3.20)

¿qué puedo hacer?
-Sal de la negación. Comprende y acepta en donde no ejercitaste la toma de decisiones.
-Acepta que decidir, es tu responsabilidad. Acepta el riesgo.
-Rinde tu vida al Señor Jesucristo, y dale el Señorío de tu voluntad. Es mucho más facil ser fuerte en la toma de decisiones cuando caminamos de la mano de un Dios tan omnipotente como amoroso. Bajo la protección del Señor, tus decisiones serán las correctas. Si nunca has aceptado al Señor Jesús como tu salvador personal, ve al artículo «un faro en la tormenta» (busca el link al lado) al final tienes una oración que puedes utilizar para pedirle al Señor que entre a tu corazón.
-Ejercita las decisiones. Empieza con decisiones menores, compras, cambio de muebles en la casa, salidas. Renuncia a la duda y practica decidir con rapidez y autoridad.
Decide cambiar desde las cosas mínimas. El cambio te obliga a decidir. empieza por lo diario , si siempre comes mermelada de durazno, atrévete a la de frutilla, o Kiwi.
toma riesgos. Afronta cambios más grandes, sal de la rutina. Si nunca fuiste al gimnasio, decide empezar esta semana.. Si hace años que no estudias, decide inscribirte en un curso, o ¿porque no? en una carrera universitaria.
-Haz un plan de cambios, a corto, mediano y largo plazo. Cubre un año mínimo, escribe el plan, y tenlo a mano en la agenda, computadora o en la biblia. Tacha cada cosa lograda y felicitate al lado.
Transforma los desiertos en bendiciones. Encuentra el gusto por vencer las dificultades. Si decides aprender del problema en vez de sentarte a llorar en la arena, verás, que los desiertos son más cortos.
Una palabra final…
La seguridad y autoridad no vienen al tomar decisiones, sino que son el fruto, de miles de ejercitaciones. Ten paciencia.
No hay excusas para no intentarlo, «todo lo puedo en Cristo que me fortalece»…
Te animo a que comiences hoy, la vida es corta, vívela al máximo. Vívela bien. Haz los cambios que debes, acostúmbrate a llevar desde ahora el control de tu existencia.
Para que cuando te presentes ante Quien darás cuenta, seas aprobado. Y para que entre tanto, vivas en paz. Feliz. Seguro.
Hoy decido…(declara y ora esto)
Hoy decido ser auténtico. Renuncio a la hipocresía
Hoy decido creer en mi vida interior. Renuncio a la cultura light.
Hoy decido disfrutar de la vida. Renuncio a la culpa falsa.
Hoy decido respetarme un poco más. Renuncio a la autoagresión.
Hoy decido perdonar a los que me dañaron. Renuncio al rencor y resentimiento.
Hoy decido bendecir a los que me rodean. Renuncio a las maldiciones.
Hoy decido compartir lo que tengo. Renuncio al egoísmo.
Hoy decido vivir la vida que Dios me regaló. Renuncio a los miedos y la muerte.
Hoy decido confiar más en Dios. Renuncio a la magia y la brujería.
Hoy decido volver a empezar. Renuncio a permanecer caído
. (Fuente:INDAP)

Edith Gero reside en Córdoba, Argentina. Es Pastora, Consejera , escritora y creó la red de Bahia esperanza como un lugar amable donde poder hablar y encontrar herramientas para solucionar conflictos y crecer. www.bahiaesperanza.com www.bahiaesperanza.blogspot.com www.desayunandocondios.com Facebbok/Twitter:EdithGero

2 Comentarios

  • ELBA MARGARITA YAT AC

    AL MENOS CUANDO LEI ESTA NOTA ME SENTI UN POCO MEJOR YA QUE ESTABA PENSANDO QUE YA NO TENIA MOTIVOS PARA SEGUIR VIVIENDO ESTOY TAN SOLA

  • ginebra

    yo estoy en un pozo sin salida y quiero salir enlo que quiero salir memeto mas a la profundidad y nose como salir todo esto me trae la soledad la falta de amor y lo vusco en lugares equivocados y cada dia son mas desiluciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.