Crecer,  Identidad,  Relación con Dios,  Tiempo

Silencio

Amo el silencio en la mañana.

Vivo en una gran ciudad llena de ruido.  Pero cuando me levanto cierro el ventanal que dá a la calle y abro la ventana que dá al jardín interior.  Y mientras desayuno con Dios como es mi costumbre, leyendo Su Palabra, escucho en el silencio.

Hay dos tipos de silencio, como hay dos niveles de stress.  Un stress «bueno» mantiene la adrenalina correcta para avanzar, el otro mata.

Hay un silencio que como el cáncer crece dice la canción «Los sonidos del silencio», es el silencio en que guardamos nuestras heridas, enojos , secretos y el que tendemos sobre el pasado. Por eso mis casillas se llaman «rompe el silencio».  «Broken silence» como leía en las remeras de mis capacitadores en restauración. Una frase que marcó mi vida y tal vez la salvó.  Romper el silencio aquí es en realidad la aplicación de un principio espiritual que permite el pasaje de oscuridad a luz de lo guardado con el fin de traer libertad sobre lo que nos detiene.»Mientras guardé silencio mis huesos se fueron consumiendo…, mi fuerza se fue debilitando como al calor del verano» Salmos 32.3-4 NVI.

Pero hay otro silencio que debe ser buscado y anhelado. Y aprender a estar quietos en un mundo hiperquinético . Y aprender a callar en un tiempo de hipercomunicación. Este silencio no es un tiempo de no hablar con las personas, ni tampoco de ser consiente de  uno mismo.  Es un silencio  donde soy consiente de mi Creador «Estad quietos y conoced que Yo Soy Dios» Salmos 46.10.  Es un momento donde detengo las voces externas e internas, incluyendo la mía, para escucharlo a El. «El Señor está en su santo templo; ¡guarde silencio delante de El toda la tierra!»  Habacuc 2.20.NVI

En música, el silencio no marca el fín de una partitura, es parte de ella. Y cuando se ejecuta, crea una exptectativa. Los músicos, esperan, el auditorio, espera conteniendo la respiración, el momento en que la obra alcanzará su acento.  Cada día, el Supremo Director de orquesta del Universo ejecuta Su sinfonía,y cuando su vara marca «silencio» la Creación toda, espera.

Espera que Dios mismo se muestre en ese silencio. El gran profeta Elías había andado y andado tanto, que estaba agotado y no quería seguir adelante. Entonces Dios le dijo que fuera a la montaña y se le aparecería. Y vino un viento violento, pero Dios no estaba en él.  Y vino un terremoto y un incendio, pero Dios tampoco estaba allí. Y luego vino esa pequeña voz de Dios que  algunos traductores piensan que  era esto: Que Dios estaba en el sonido del silencio puro.

Cada vez que Dios va a hacer algo, le antecede un silencio. Como antes del huracán o del tormado, hay silencio. «Cuando abrió el septimo sello, se hizo silencio» Apocalipsis 8.1.Yo imagino que en Genesis 1.1 lo que no era, esperaba en silencio, lo que sería.

En otoño,  suelo ir al lago  de las mil bahías que tanto amo, cuando no hay nadie ya por la villa y los primeros vientos frios estrellan las olas en las piedras oscuras . Y solo me siento en silencio, a escuchar en el viento. Detengo mi mente en El, y  quedo en silencio.

Mira este precioso video, dura 10.23′ , cuando la pantalla se ponga negra solo espera y escucha.

El «Shemá» la orden de Dios a su pueblo que antecedía a sus mandamientos es «¡Oye Israel!» (pueblo mío, calla, y escucha)

Los dejo y me quedo con esta frase . «Dios no estaba en el viento, no estaba en el terremoto, no estaba en el fuego; estaba en el silencio».

Edith

mira el video aqui,

Edith Gero es diseñadora gráfica, escritora, consejera bíblica y la creadora de Bahía Esperanza: un sitio amable donde romper el silencio y encontrar herramientas para la resolución de conflictos, más la motivación a un sano crecimiento diario.

2 Comentarios

  • balmore escobar

    Que Dios la siga inspirando mas y mas, pues de estos mensajes necesitamos hoy mas que nunca, porque hoy solo hay mensajes negativos que no edifican, sino que causan sosobra, desesperacion , bendiciones

  • Margarita Baquero

    Hace mucho tiempo que no escucho la voz de DIOS , porque siempre estoy rodeada de mucho ruido y no he vuelto a sacar tiempo para EL .
    gracias por este vídeo tan de reflexión ,
    bendiciones .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.