Amor,  Relación con Dios,  Relaciones Interperson

La supremacía del amor.

«El amor no es un sentimiento, sino una habilidad que se desarrolla»

La Palabra de Dios lo llama «La preeminencia del amor»  en la carta a los Corintios. La Biblia trata el amor dándole jerarquía  de sujeto, no de predicado. Es lógico si empezamos a verlo entonces como la esencia de la vida y no como un sentimiento.
El amor sigue Su camino, por tanto se dá a otros, y encuentra  a quien amar.
Su ausencia sigue la búsqueda de uno mismo.
Siguiendo mi propia historia, el amor hizo su propio camino. Y la ansiosa y desesperada búsqueda de proposito y de quien era yo vió la luz mientras cuidaba de otros después de haber cuidado de mi relación con Dios. Estoy intentando explicarte que el amor viene por añadidura al amor.
A amar se aprende amando. No buscando.
¿Pero cómo amo si no tengo amor?. Buscando al dador del amor. Y todos los caminos te llevarán a Jesús.  Porque el Hijo es el único camino al Padre, y sin el Padre no hay amor porque EL ES, AMOR.
Entonces si tengo al Hijo tengo al Padre, y si tengo al Padre, tengo acceso al amor, y puedo desarrollarlo como un estilo de vida, como Dios lo pensó, como una actitud diaria y permanente.
Dios estableció un orden de amor. Nos amó de tal manera, que entregó a Su Hijo por nosotros. Su sacrificio generó vida para todos, y amor infinito y eterno. Por tanto, el camino al Padre y al amor real es inverso, por medio del Amado, somos aceptos en el Amor.
Mientras haya aliento de vida en nosotros, no hay cosa que debemos construir con mayor afan que amar.  Y mientras reparamos sendas, y hacemos calzadas de amor, un canto de agradecimiento brota en nuestra garganta. En un mundo dificil y muchas veces oscuro, entre tanta fría religión y discusión, una llama viva y eterna, late en nuestro corazón mientras el amor hace Su camino.

«Si yo hablase en lenguas humanas y angélicas ,y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda  ciencia , y si tuviese toda la fe de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor , nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo  para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.  El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; nohace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.  El amor nunca dejará de ser, pero las profecias se acabarán  y cesarán las lenguas y la ciencia acabará.» 1º de Corintios 13.

Imagen: Flickr

Texto: Edith Gero

Visita nuestra Red, escucha música, comparte, descarga, crece.

www.bahiaesperanza.com,

www.bahiaesperanza.blogspot.com,

www.desayunandocondios.com

Edith Gero es pastora, escritora, consejera bíblica y la creadora de Bahía Esperanza. Un sitio amable donde romper el silencio y encontrar herramientas para la resolución de conflictos, más la motivación a un sano crecimiento diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.