Corrían los primeros días del nuevo milenio,finalmente el cerco se había roto y tenía mi propia casa en paz, pero de pronto  me enfrenté a la situación ineludible. Había creído perdonar, pero mi entendimiento del tema era nulo. Nunca había hecho contacto real con el odio y el dolor de mi interior. Entonces, Dios me llevó suavemente a dejarlo todo delante de El y confesar mi verdad…, me sentía incapaz de perdonar a quien había provocado la muerte de mi bebé y había terminado con mi juventud, reduciendo a los hijos  que me quedaban a sombras sin risa  con grandes ojos asustados.
No olvido aquella tarde. De pronto Dios me dió la conciencia de Su perdon en mí. Entendí que podía extender el perdón con el que fui perdonada aunque yo me sintiera incapaz de perdonar. Entonces solo esperé delante de Dios ser llenada con Su perdón, y perdoné lo imperdonable.

Que sería de mí, si Dios no  me hubiera perdonado….un pájaro herido muriendo en el suelo, nada más, como canta la canción.

Por años la gente me ha preguntado sobre el perdón, pero recien ahora pude escribir sobre el tema, tal vez porque Dios tiene misericordia y Su perdón este año ha sido especialmente completo para mí, develando aun las cosas más guardadas, para que mi historial quedara limpio y cubierto por Su Gracia. Tal vez para tí que me lees, te sea más sencillo, pero a los que hemos sufrido traumas o abuso grave, nos cuesta más. A veces todo parece un largo camino de tormentas, que solo por el gran amor de Dios es posible. Quiero decirte con esto que yo conozco, el precio de perdonar.

Cerramos entonces  el amplio tema del pasado hablando del perdón. Todos creemos que ya sabemos que es y como se hace. Pero pocos, demasiado pocos, practicamos la orden ineludible de Dios. Y menos aún, tocamos realmente el centro de este tema.
El perdón es el nexo perfecto entre el ayer y el hoy. Lo que extrae el tesoro del ayer y lo trae a hoy, luego que se lleva el dolor y tantos lazos en sus alas livianas del color de la Sangre.
El perdón, darlo y buscarlo, es la diaria limpieza prevista por un cielo que nos perdonó primero.
Si no perdonamos, no seremos perdonados (Mateo 18).
Si nos reservamos el derecho de atesorar siquiera un día, el dolor, el odio, el sentimiento de injusticia en el corazón, contaminamos el pozo otra vez. Y le ponemos de nuevo un contenido no propio.
Porque el Señor dijo claramente, que no estamos hechos para llevar cargas,- ¡andar cargados es pecado!- suele retarnos con cariño mi pastor.
El yugo de Jesús es fácil y ligera su carga, Mateo 11 dice que vayamos a El y El nos dará descanso. El perdón es una de las herramientas que permite el descanso, el cierre del pasado, y poder mirar el hoy.
También es imprescindible a la hora de ser libres para amar a otros.

La falta de perdón, ó un mal entendiemniento del proceso del perdón nos limita en todo. Por empezar, es una falta a Dios y a su orden directa (si no perdonamos, no seremos perdonados, Mateo 6.15) y como la paga de todo pecado es muerte (Romanos 6.23 ) esa muerte que llevamos dentro por la desobediencia produce pesos invalidantes.
El perdón real es mucho más que la simple expresión de la frase:
-te perdono
ó
– te pido perdón.
El perdón no es algo que doy como si fuera algo que…-uffff, como cuesta, te lo extiendo de buena que soy nomás. No, el perdón no es algo que me pertenece y que puedo hacer a mi voluntad.

El perdón es un regalo maravilloso de Dios, sin él todos estaríamos muertos. Tú y yo solo estamos aquí porque un día, viendo como la humanidad caminaba lejos de El, el Padre, en vez de destruirnos otra vez, decidió hacer el sacrificio máximo por nosotros, otorgarnos un perdón no revocable, al darnos a Su Hijo.
A través de ese maravilloso ser que es el Señor Jesús, Dios plantea su forma de terminar el gran conflicto del universo y la creación, reconciliando todo en El Hijo. Grabate esto, el perdón precede a la reconciliación.

Hoy, nosotros podemos perdonar, porque un día fuimos amados de tal manera, que se nos otorgó el perdón.
El perdón entonces es el fruto máximo del amor, no nos pertenece, y debe ser nuestro estilo de vida.

El perdón no es algo que podemos decir “cuando lo sienta lo haré”. El perdón es una crisis de la voluntad, no darás ofrenda que no te cueste (1 de Crónicas 21). Perdonar es la ofrenda de valor que damos al Cielo .
Perdonar, es el mayor acto de justicia jamás visto. Mientras lo retenemos para no darlo y pedirlo, nos quedamos con el derecho de hacer justicia nosotros, y tenemos la consecuencia de la siembra imperfecta de justicia humana. Pero cuando perdonamos, sacamos la venganza de nuestra mano para ponerla en la Dios, quien ha prometido que ni una palabra, quedará como ociosa. Un día, El ejecutará justicia sobre todo. Perdonar y buscar el perdón es el escrito legal que nos permite el acceso a apelar al Juez Máximo.

Muchos de nosotros hemos vivido la realidad que se nos enseñó solo a decir “perdono a” y seguimos sintiendo por mucho tiempo que igual tenemos rencor ó dolor.
Los sentimientos demoran en irse luego de perdonar, porque el perdón es una acción espiritual no emocional. Es algo entre nosotros y Dios que moviliza el mundo espiritual y luego, será reflejado en el mundo natural de las emociones.
Pero, aunque esto es así, que se soluciona primero en lo espiritual, para luego tocar lo emocional, el perdón debe visitar el centro emocional para que sea efectivo.
Lo que intento decirte aqui es que si solo pasas por el paso del perdón con una verbalización simple, no lo estás haciendo completo. Cuando envío los pasos de libertad, suelo decirles que con el paso del perdón hay que tener un cuidado especial antes de renunciar. No tenemos idea, la cantidad de oscuridad que hemos incorporado al no pedir perdón y perdonar. Así que veamos con atención estos pasos:

PASOS PARA PERDONAR :

  • Asegúrate que tienes al Hijo en tu corazón. El es el unico camino al Padre y por El y para El se hizo posible el perdón. No hay perdón que tenga validez en el Cielo sin El. Si nunca has orado recibiendo al Señor Jesús, busca un modelo de oración en este link.
  • Pide al Espíritu por Su guía, el perdón te llevará al pasado, no entres sin El en la noche del pasado.
  • Te será de mucha ayuda poner música de adoración, ayudará a tu corazón.
  •  Siéntate cómodo y a solas, con papel y birome, cierra los teléfonos e ignora los ruidos y distracciones que seguramente la oscuridad traerá. Elige tu libertad cada día.
  •  Luego que hayas hablado con Dios, pidele que te traiga a la mente los nombres y lo que debes hacer (perdonar ó buscar el perdón). Ahora cierra los ojos y solo espera en El. Y anota cada nombre sin cuestionar, si Dios lo trae, Dios sabe. Aquí tienes un modelo de oración: “Querido Padre, te doy gracias por tu amor y paciencia al reconciliar en Tí todas las cosas. Reconozco que no he tenido hacia otros la misma misericordia y he guardado amargura en mi corazón. Te pido que traigas a mi mente por Tu Espíritu los nombres de las personas que debo perdonar, y a aquellas cuyo perdón debo buscar. Te pido esto en el Nombre de Jesús y te agradezco por escucharme. Amén”.
  • Separa los nombres de quienes debes perdonar de los que debes buscar el perdón.
  •  Siempre, agrega el nombre de Dios y el tuyo en la lista de quienes necesitas perdonar. Dios no puede pecar por tanto tecnicamente no sería correcto perdonarlo, pero lo que hacemos aquí  es verbalizar de una manera simple, los argumentos de los que habla 2 de Corintios 10.5 que son los pensamientos de amargura contra Dios. Perdonarte a tí mismo  también es crucial para poder cumplir Marcos 12.30 y reconciliarte contigo mismo, con el fin de ser libre para amar en forma real. El perdón, recuerda, procede a la reconciliación. Perdónate por tus fracasos, por defraudar a otros, por las heridas que has dejado en otros. Exprésalo en algo como esto luego de perdonarte “Señor luego de confesarte mis frustraciones y ofensas contra otros decido no condenarme y recibir tu perdón. Gracias mi Dios. Amén”
  •  Ahora viene lo dificil, hacer contacto con el centro emocional, abrir el lugar donde un lazo con quien no has perdonado se ha creado. Para ello, pasa todo el tiempo que necesites con cada nombre de la siguiente manera: cuéntale a Dios, todo, absolutamente todo lo que sientes, y déjalo allí, a Sus Pies, todo el odio, dolor, rencor, enojo que sientes. No tengas temor de Dios, El sabe bien lo que sientes, y está esperándote para que se lo rindas y poder actuar. Si te cuesta expresar lo que sientes hablando, escribe tu dolor y odio. Esto es especialmente útil cuando la persona que te provocó el dolor ha muerto, luego, rompe lo que escribiste al finalizar junto a toda lista, no dejes documentos de tu dolor, es algo personal. Tomate el tiempo para llorar, gritar (si no puedes, hazlo contra una almohada) y abrir, el fondo del pozo. le has pedido al Dios del Universo que permanezca contigo, El está ahí. Este paso me vuelve a costar cada vez, año tras año y generalmente termino en el suelo luego de confesar mi dolor, llorando por horas ante mi Señor. Me gustaría poder decirte que hay otra forma menos invasiva, pero no la hay.
  • Recien alli estás listo para perdonar verbalmente a la persona. Entonces puedes decir algo como esto:
  • Perdono a …(nombre) por…(lista de emociones y sucesos) y renuncio a …(la depresión, emociones o enfermedad que produjo la falta de perdón).
  •  En los casos de abuso agravado y demás circunstancias que no puedas perdonar, limitate a pedirle a Dios que te llene de Su perdón y luego extiende ese mismo perdón. Solo somos un canal aquí.
  • Este paso puede demorarte horas si nunca lo has hecho anteriormente o has dejado que tu pozo se llene de nuevo. Quedarás agotado emocionalmente y fisicamente, es normal. Quédate un tiempo luego con Dios, dándole gracias por su provisión para sanar esa area, Y luego descansa, come bien, y ocúpate a diario de mantener limpio el lugar.
  • Sentirás una sensación de vacío, es normal también. Al renunciar a algo, queda algo vacío. Por tanto, llena eso de la Palabra de Dios, lee la biblia a diario, Por la ley del hoyo nunca dejes algo vacío, la renuncia fue hecha por Dios para que ese lugar que vacias se llene de Su Palabra, Sus pensamientos para tu vida.

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE PERDONAR :

  • El perdón no es algo entre tú y la persona que perdonas! es algo entre tú y Dios, es el cunmplimiento a Su orden (dirección vertical). La mayoría cree que perdonar obliga a permanecer en una relación disfuncional. No. El perdón no dá deberes ni derechos.
  •  No esperamos a sanar para perdonar. Perdonamos para ser sanados luego. La sanidad viene por añadidura a la obediencia.
  • Perdonar no es aceptar. Tú puedes perdonar el abuso, pero no aceptarlo nunca más. Si alguien ha cometido un delito contra tí, debes perdonarlo pero la Biblia te valida para seguir las acciones legales y hacer las denuncias correspondientes.
  • Perdonar no implica ni seguir, ni terminar, ni empezar nada. El perdón, al limpiar el area espiritual y reordenarnos en nuestra relación con Dios, deja también limpio el lugar de las relaciones humanas. Pero lo que hagas despues en tu relación horizontal con las personas, son decisiones tuyas, que si bien serán facilitadas por el perdón, son ajenas al proceso. Aún así toda relación interpersonal sana debe comenzar, seguir y aún terminar dentro del contexto de un permanente perdón.
  • Al perdonar, quedas de acuerdo en asumir las consecuencias del pecado que cometió quien estás perdonando… Creo que esto es lo más dificil de digerir. Lo único que puedo decirte hacia esto es que Jesús lo hizo, llevó las consecuencias de todos nuestros pecados. Cuando yo perdoné a mi esposo de verdad, fui conciente que debería asumir el peso de las deudas que dejó, la mantención de mis hijos y hacerme cargo de las consecuencias de los veinte años de violencia y abuso en todos. Así fue y yo estuve de acuerdo. Y nunca, he tomado una mejor decisión que estar de acuerdo con Dios en eso.
  • Lo otro que quiero dejar claro, es que el perdón real invalida la temida “lista de reclamos” posteriores. No puedo extenderme sobre esto, pero si realmente has perdonado, se te prohibe exhibir la lista. Logramos mas cuando alentamos que cuando reclamamos, cuando perdonamos y solo esperamos en Dios con nuestro ejemplo primero, que cuando andamos con el lapiz rojo a cuestas. Si aún salen los reclamos hay una falta de perdón residual,  vuelve a hacer el proceso (lección no aprendida, lección repetida).
  • El perdón debe conducirte a que seas libre, y que hagas libres a los demás. Porque es una de las formas del amor. La falta de perdón suele ser la causa de problemas fisicos graves, invalidez, bloqueos emocionales, stress, problemas financieros y demás.
  •  El perdón debe incluir siempre un “por”(te perdono por… te pido perdón por…) que explica tus sentimientos y permitirá a los otros entender el proceso, pero nunca debe incluir un “pero”. Cuando dices “te perdono, pero…”invalidas el perdón, el perdón no se explica, ni se cuestiona. Se dá como nos fué dado.

BUSCAR EL PERDON... y aquí voy al tema eludido siempre…. Perdonar es mas fácil, porque es algo que resolvemos a solas, pero buscar el perdón…
-¡ah no, hasta ahí no llego!.
Y empiezan las excusas…
_ Porque tengo que pedir perdón yo si no hize nada.
(Porque eso no es cierto, para que algo se arruine siempre hay dos involucrados, la Biblia dice que no hay ninguno bueno, asi que, si no quiero reconocer mi propia capacidad de herir, es que debo entender que tengo una actitud de orgullo).
-Que pida perdón el otro, yo no.
(Aquí otra vez estamos “reteniendo” la obra del perdón, nos creemos en el derecho de no pedirlo. Aquí hay un problema de creerse superior al otro, y de orgullo también. Es tiempo de renunciar al orgullo, la raiz de todos los males).
-Yo ya lo perdoné ¿porqué tengo que ir a pedirle perdón?
(Porque nos hace bien, por eso, porque pedir perdon nos sana, y sana a los demas. Porque zanja rapidamente las disputas. Porque Dios lo dijo!. Porque nadie puede ir a Dios si primero no ha arreglado con quien sabemos que tiene algo en nuestra contra. Porque es tan, pero tan bello pedir perdón, aún por lo que no hiciste, que es un acto de amor increible).

Mateo 5.23-26 nos expresa claramente que antes de poder buscar la reconciliación con Dios, debemos buscar el perdón de quienes tienen algo en nuestra contra. Recuerda, el perdón precede a la reconciliación. Buscar el perdón es tan importante y urgente como perdonar. Conozco demasiadas personas que perdonan, pero nunca piden perdón por ofensas que han cometido ni siquiera cuando se las señalan. No cuestiones, si alguien te dice que está mal por algo que hiciste o dijiste, no expliques la ofensa!, pídele perdón sin demora. Humíllate y Dios te exaltará.

Hace unos años intento ser la primera en buscar el perdón aun cuando me hieren a mí. Busco primero en mí, señalo mis errores antes que los de los demás, al pedir perdón renuncio a mi ego, y reconozco que de nada soy dueña y me debo a los demas.
Cuando yo fui restaurada primero perdoné, luego fui a buscar el perdón de todos los que Dios puso en mi mente. Aún se lo pedi a mi ex esposo, quien solo me miró cinicamente, no importa, yo hice lo que debía Fue la ultima vez que lo ví, el perdon suelta los lazos.
Pedirle perdón a mis hijos fue tan duro como sanador. Lo hice de rodillas ante ellos, uno por uno, les pedi perdón por todo lo ocurrido desde niños. Mi relación con ellos ha sido limpiada y la mantenemos limpia ahora a diario. Les dí el permiso de sacar todo el odio y dolor que llevaban dentro, para que la risa pudiera volver.
Le pedí perdón a mi madre por todo desde mi infancia, ella no lograba entender, hasta le pedí perdón porque me negaba a que me pusiera el vestidito de terciopelo, recordando que en una carta me lo reclamó. Hoy, al final de sus días  tengo una hermosa relación con mi anciana madre. El perdón ha hecho su obra limpiadora.
En síntesis, hoy yo pido perdón a todos sin pensarlo dos veces. Algunas veces mis consejeros y amigos me retan porque ya canso con eso. Pero es la única forma de avanzar y no quedarme bloqueada otra vez en alguna lado no visible.

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE BUSCAR EL PERDON:

  •  Algo que quiero decirte es que tu obligación termina al pedir perdón, Si el otro no contesta o no perdona, no es tu problema, es su problema. Limítate a obedecer la orden de Dios y déjale a El lo demás, y entiende que eres libre independientemente de la reacción del otro.
  • Buscar el perdon tiene que estar en igual o mayor medida que perdonar en toda relacion humana, a diario. No esperes a procesar, porque no llegarás nunca a hacerlo. Solo vé y hazlo. Veo muchisimas relaciones terminar   porque  uno de los dos no sabe o no quiere pedir perdón ( se reserva el derecho, otra vez planteamos que el perdón no nos pertenece).
  • Los demás son como tú mismo seres humanos creados por el perdón y amor incondicional de Dios, no condiciones lo incondicional !. Perdona, pide perdon y sigue adelante.
  • Cualquier medio de comunicación es válido para pedir perdón, aquí no concuerdo con quienes sostienen que solo debe hacerse en persona y retardan un proceso urgente en un mundo comunicado en tiempo real. Yo misma, suelo pedir perdón muchas veces por msn, mail o Skype. Tampoco concuerdo que el perdón no debe escribirse para que no quede documentado. Escribir el dolor es muy sanador, y si alguien usa eso mañana contra tí, será su problema, repito, el tuyo terminó cuando hiciste lo debido.
  • Buscar el perdón hará contacto con tu centro emocional también, tienes que estar preparado. Al decir “te pido perdón por” estarás confesando y tus emociones saldrán. Está bién que así sea. Por mal que te sientas allí, luego, todo tomará su realidad al ver la luz por fin, recuerda que Dios es luz, todo proceso que saca algo a luz, trae el señorío de Dios a la situación. Las realidades se acomodan y toman su dimensión real en la luz.
  •   No uses un pedido de perdón como un arma para sacar tu dolor, antes de buscar el perdon, perdona  a la persona y libera allí tu dolor.
  • Cuando alguien tenga algo contra tí, pídele que te explique que es, y pide perdón. Comunicar las heridas es crucial para que el otro pueda entendernos y a todos nos bendice saber en que area debemos trabajar para cambiar.
  •   Pedir perdón es un paso crucial en resolver la ira. “airaos pero nequeis,  no se ponga el sol sobre vuestro enojo” dice Efesios 4.26. Enójate, pero no peques al guardarlo  (eso quiere decir que no se ponga el sol, que no lo guardes en oscuridad). Cuando te enojes  ve delante de Dios y dejale a El tu odio, tu dolor, tu bronca, y perdona.  Luego, ve  con quien estás ofendido, y rompe el silencio. Perdona primero y luego ve y busca el perdón. Así no permites que el enojo se transforme en ira
  • En la medida que te sea posible, restituye y arregla todo el daño causado. Si has mentido o traicionado, sé conciente al pedir perdón que deberás trabajar seriamente si quieres reconquistar la confianza de la otra persona. Entiende y acepta la expresión del lógico dolor del otro cuando vayas a pedir perdón y solo siembra para restituir la confianza.  Si has producido un perjuicio económico o moral a otro, intenta no solo redimir, sino subir la apuesta, dá más de lo que hubieraas dado antes. Siempre debemos tender a ir adelante.

Si este estudio ha tocado tu corazón, recuerda que yo no inventé el sistema, lo hizo el Unico Creador de toda regla y sistema, Dios. Solo he compilado de la  Biblia y he pasado años eso sí, estudiando y orando por sabiduría para transmitir soluciones y herramientas que faciliten los procesos de por sí dolorosos y dificiles. Es mi oración al Dios de mi vida, que luego de leer esto, puedas sentir el arrepentimiento necesario, que es la doctrina fundamental numero 1 ( y que no tiene nada que ver con la culpa sino con el motor a un cambio eficiente) y pongas el umplugged de abajo o algo similar y te encierres con el Espiritu a  bucear en las aguas profundas del perdón. Para luego salir a superficie, e ir a terminar el proceso redimiendo con otros todo lo que te sea posible. Dios te bendiga en tu proceso de libertad y te abraze cuando sientas dolor.

Texto: Edith Gero

Biblioteca de referencia: “Como ayudar a otros a encontrar libertad en Cristo” Dr. Neil T. Anderson

Imagen: Banco de Imágenes de José Luis Avila Herrera.

Artículos relacionados:

Hermeneútica, extrayendo el tesoro escondido.

La buena memoria

Rompe el silencio II

Rompe el silencio

Un faro en la tormenta

4 thoughts on “En las aguas profundas del perdón.”

  1. es un estudio de mucha bendicion. seguire buscando. el tiempo k sea necesario. ya k komence el proceso komo se recomienda, en este momento no puedo seguir .estoy pidiendole a Dios fuerzaz para k me ayude a poder perdonar a mi esposo. hoy me lastimo y es muy dificil para mi. gracias por este estudio. se y tengo fe k me va ayudar. para poder perdonar el dano k me a echo mi esposo.mis heridas estaban sanando pero hoy. descubri. k sigue en lo mismo. y sus palabras fueron muy hirientes.me duele saber k la persona k amo me aga tanto dano.enganandome por medio del internet. buscando. otras kosas. solo QUIERO LA MISERICORDIA DE DIOS PARA PODER PERDONAR YO SE K ESTE ESTUDIO YA COMENZO ACTUAR EN MI VIDA GRACIAS.

  2. ESTOY EN UNA ETAPA DE RESTAURACION Y BUSCABA ALGUIEN O ALGO QUE ME ACONSEJARA COMO O QE PASO SEGIR. SE QUE DIOS ME TRAJO HASTA BAHIA ESPERANZA. EDITH. DIOS TE BENDIGA. TE ESCRIBO UN MAIL PARA QUE ME ORIENTES. DIOS TE BENDICE. GRACIAS POR TU VIDA Y QUE DIOS TE SIGA USANDO ENORMEMENTE.

  3. Estimados amigos: Desde hace mucho tiempo que conoci esta pagina,la que me ayuda en mi ministerio para trabajar, no solamente yo sino con algunas otras personas del grupo. Al principio tuve la musica que nos ayudo mucho para perdonar, quisiera saber como hacer para volver a tenerla ya que de la pagina se borro y no puedo encontrarla. Desde ya muchisimas gracias y que Nuestro Dios los siga bendiciendo en este ministerio que ayudan a muchisimas personas!!!!!
    1 hora de música con el Umplugged de Jesús Adrian Romero para acompañarte a que hables con Dios. sobre el perdón

  4. Hola María! los videos de Jesús Adrian Romero son sistemáticamente borrados por Vástago por temas de copyright, en una actitud con la que difiero pero no hay remedio para eso. Estate atenta, pondré en los próximos días otros reproductores en la red de la Bahía que podrás utilizar. Gracias por compartir! Edith

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *