Abuso,  Amor,  Crisis,  Familia,  Matrimmonio,  Pareja,  Relaciones Interperson

Un alto a la violencia familiar


«Medita en tus caminos, mientras aún tienes tiempo para hacerlo».

En pleno festejo del día internacional del amor en Buenos Aires,  Argentina;  el  novio de Aldana  la roció con alcohol y le prendió fuego.  Con el 72% del cuerpo quemado Aldana murió luego de días de penosa lucha por su vida.  Es el segundo caso similar en una semana.  Hay quienes festejan el amor, mientras otros intentan asesinarlo.  Luego de las rosas,  bombones y corazones   la realidad indica que cada año nos volvemos más violentos, más desapegados, más alejados del amor real,  del cuidado y respeto necesario por el otro…

Doce años pasaron desde la madrugada en que  huí de  dos décadas de violencia y muerte.  Mis hijos  crecieron y formaron nuevas familias sanas.  Dios tendió un manto de cuidado intensivo sobre nuestras vidas cubriendo el desamor con Su Gracia increible.  Luego de publicar mi historia por todo el mundo decidí esperar que Dios completara su obra en mi vida antes de volver a hablar sobre el tema.
Creo que ya es el tiempo de hablar de lo que pasó, invitándote a que juntos, pongamos un «nunca más» a la violencia  intrafamiliar.  Decidamos construir amor y  tener tolerancia cero  al abuso intrapersonal.  Si tienes la bendición de tener una pareja sana y amorosa esta confrontación a la realidad te servirá para  afirmar conceptos,  y si eres de los millones que has sufrido severas heridas de amor y has cerrado tu corazón , hoy quiero decirte que Jesús tiene algo por  decir a todas nuestras muertes.  El dueño del amor puede mostrarte desde hoy, como vivir una vida diferente cerrando el ayer.

Te pido que veas y analizes con todo cuidado el video y  la pelicula cuyos links pongo abajo.  Sí, es una ahistoria dura, pero es  menos extrema de lo que yo pasé.  La verdad puede ser aterradoramente cruda.  Ninguna película puede mostrar la herida que como un cuchillo se clava en el alma cuando uno despierta a la realidad  de que el amor se transformó en una pesadilla que nunca termina. Y el pacto de respeto y cuidado en una cárcel donde el control y la tortura son lícitos.  Y las noches y días  en una gris  continuidad de silencio,  muerte, policías, mentiras, juzgados y  verguenza… infinita verguenza de ver cada día el miedo y el silencio en los ojos de los hijos y pensar en los que no lo lograron.
Cuando veas la película aprovecha para ahondar en los muchos componentes que conducen a una pareja enferma, la intromisión de personas ajenas al matrimonio, la descalificación verbal constante, la lista inagotable de reclamos, los celos, el constante intento de controlar al otro, las consecuencias en los hijos y en los demás de nuestras acciones. Juntos podemos tomar conciencia y aprender a relacionarnos sanamente.

Sinceramente no busco mover tus sentimientos a que tengas compasión por mi vida.  Mis cicatrices a mí no me recuerdan lo que pasé, sino el Amor Eterno que me salvó. Solo busco que pienses en  las miles de vidas  destruidas a diario porque el amor no está presente donde debe. Abre los ojos, a tu alrededor la gente sufre. Toma conciencia.
Tal vez tú mismo has sufrido. De las decenas de parejas que he visto en consejería el 90% han sufrido abuso verbal, sexual, físico  o psicológico serio. Tanto hombres como mujeres llevan penosas heridas guardadas como mochilas que les dificultan caminar, porque contrariamente a lo que se piensa, muchos hombres sufren también violencia severa por parte de sus parejas. Un sincero  deseo por un mañana diferente para cada hombre de los tantos que he encontrado que han sido menospreciados por sus mujeres y tratados sin el menor respeto ni aliento para ser lo que deberían,  amorosos jefes del hogar.  Y los hijos… los que nada hicieron por merecer tal drama, crecen como testigos silenciosos del desamor  y  rehenes de conflictos ajenos, siendo tratados como moneda de cambio y de venganza.  Su modelo para relacionarse es el odio y el abuso. Estoy tocando  la dificil area de mi propio horror pidiéndote que no sigas guardando tus heridas en silencio. Háblalas. Y si eres tú quien ha lastimado, hoy es un buen día para reparar. Hoy es un buen día para decidir un cambio absoluto.

La violencia intrafamiliar ya es una pandemia que supera las tasas de mortalidad de toda enfermedad,  y desborda la justicia en muchos países.
Las cifras superan todo lo imaginable….Según la OMS una mujer es golpeada cada 14 segundos, y un estudio realizado por la misma agencia con mujeres de 10 países arroja que el 71% sfrió violencia verbal o física de sus parejas, la mitad con lesiones graves. HRW (Human Rigghts Watch)  por su parte denuncia que en Pakistán un 80% de las mujeres padecen violencia familiar y que en Estados Unidos  1.8 millones de mujeres son atacadas por sus parejas cada año. En Rusia 12.000 mujeres mueren al año víctimas de la violencia en el hogar.  En Colombia la cifra de casos denunciados trepó en el 2010 a 77.500. Unifem por su lado para África, Asia y América Latina indica que el 58 por ciento de las mujeres ha sufrido violencia física doméstica a lo largo de su vida y si bién se carecen de datos de la incidencia de la violencia intrafamiliar en la niñez se acredita una existencia como fruto de más de 7 millones de niños y niñas en las calles de latinoamérica, huyendo de hogares destruidos. República Dominicana reporta 64.000 denuncias de violencia intradoméstica a noviembre del 2011, y pone el rótulo de «emergencia nacional» al tema.  La mayoría de las violaciones de mujeres y  menores  es producida en el entorno del hogar y sus cifras trepan al horror más absoluto. La violación dentro del matrimonio no es considerada como tal, como si una libreta de familia diera permiso a la degradación y la pérdida de la libertad de un ser humano.

Si vamos a mi propia historia, considero que los casos denunciados no superan el 20% del total real, con lo cual las cifras reales treparían un 500% más. En la mayoria de los paises la justicia no puede actuar dentro del ámbito del hogar. Aun recuerdo perfectamente mi última discusión con un comisario  luego de efectuar una denuncia por amenaza de muerte.
-¿Usted me está diciendo que no pueden hacer nada?. ¿Debo esperar que mi esposo logre matarme para que puedan intervenir? -pregunté desesperada-
-Algo así -contestó tristemente el comisario bajando la cabeza y mirando a mis hijos- puedo hacerla llevar a su casa en un  móvil pero no podemos ingresar, puedo traer preso a su esposo pero no se lo recomiendo, en horas estará fuera de nuevo y una orden de exclusión no lo detendrá si consigue un arma.  Puedo darle mi teléfono directo, pero no puedo hacer mucho más que eso lamentablemente…

La vida es para ser administrada, la tierra para ser sembrada , las cosas son para ser usadas, y las personas para ser amadas.
Las personas no son para ser dominadas, ni usadas, son para ser amadas. Una pareja no es un campo de poder y dominio, sino de amor, respeto y cuidado.

Si tú has sufrido abuso en alguna de sus formas, escúchame, levanta la cabeza y haz algo por tu  situación. El abuso NO es algo normal ni merecido. El abuso es un delito en la mayoría de los países, en algunos un delito penal. Tú no eres el objeto lícito de violencia de nadie, ni eres un tacho de basura donde otro puede venir a tirar sus insultos y sus frustraciones y degradaciones. Nadie, absolutamente nadie «merece» violencia. Ni verbal, ni física. Si tú eres una víctima del abuso, comprende  que el abuso NO se detiene solo – más aún , es una espiral progresiva- se oculta por tiempos pero luego reaparece con mayor violencia, porque las barreras han sido vencidas.  Por tanto, toma de inmediato las medidas necesarias para resguardar tu vida y tu salud psíquica y las de los que te rodean. El abuso se detiene confrontándolo y poniéndole un alto, rompiendo el silencio, y colocando otra vez los límites donde corresponden.  Te repito, el abuso es un delito, una violación a la ley de Dios, y a toda ética humana.

Y si tú como la mayoría de nosotros has abusado de otros por tu misma historia de abuso, es tiempo de confrontarte y decidir que no eres fruto de tu pasado, sino de lo que hoy decidas.  Como te he explicado, el abuso es un delito para los hombres y para Dios una falla grave, de la cual rendiremos cuentas.  No se puede avanzar sin solucionar el pasado. Renuncia a lo que no debe estar en tu vida. Entiende que las personas no somos policias de nadie, y que no podemos dominar en nada. Somos llamados a amar, no a revisar ni celar ni sentar un cerco de propiedad. Nuestro deber con otros es amar, respetar y cuidar.  Todo lo demás, debe ser excluido.  El derecho individual de cada persona es inalineable, porque ha sido dado por Dios. Hoy, es un buen tiempo para  una siembra diferente, para nuevas decisiones, para reparar lo roto. Mañana seremos no el fruto de nuestro pasado, sino de lo que hoy decidamos ser.

Ahora, superado el duro campo estadístico no quiero poner el énfasis ni en la muerte, ni en las cicatrices, sino en lo que podemos restaurar.  Las personas que se separan o divorcian saliendo del abuso y los hijos del abuso tendrán severos problemas para enfrentar relaciones sanas. Baja estima, verguenza, culpa, problemas de identidad de género,  desconfianza,  y demás consecuencias del abuso llevan a las personas a una degradación progresiva  que  y los invalida para tener una vida plena y relaciones sanas. Es normal que la falta de cuidado y respeto a la que fuimos sometidos se traslade a otros. Nos volvemos desconfiados, cerrados y aislados. Es normal y diaria la conversación que escuché ayer entre dos hombres adultos, uno de ellos le explicaba al otro que le inquiría porque no quería decirle a la mujer de la que estaba enamorado que la amaba, y su amigo contestó que una vez había amado, y lo habían lastimado tanto, pero tanto que se sentía inválido para amar. Escúchame, nadie nace capacitado para amar, porque el amor no es una capacidad, es una habilidad que se desarrolla con un duro trabajo, y todos, nacemos habilitados para decidir emprender tal camino.

Abrir el dolor, es un requisito previo para lograr abrirse al amor y cuidado de otros.  Sinceramente, a mí me sigue ccostando hablar de lo que pasó. Pero el romper el silencio sobre mi dolor personal ha permitido que otros piensen que también pueden abrir el pozo guardado de sus vidas, y ver un nuevo mañana.
El siguiente requisito para lograr la restauración es entrar en un plan serio de sanidad. Hay mucho por aprender y por limpiar para que de vasos de barro podamos pasar a vasos de honra. Si no has recibido ayuda, comunícate a la casilla del Centro de Consejería y te la enviaremos. toma un compromiso serio y personal para llevar una vida plena, separa el tiempo para lograrlo. Sal de la culpa, encontrar el culpable no soluciona nada. Mejor es tomar responsabilidades, solucionar lo que puedo, decidir sembrar desde hoy cuidado donde hubo descuido.
En este marco te tocará revisar cual es el plan para el matrimonio y la pareja que el Creador del Amor diseñó para ella. La familia le pertenece a Dios, indaga cuales son sus pensamientos para ella.
Dios le ordenó a la mujer respetar a su esposo -porque eso es lo que la palabra sujeción significa-  y voy a recordarte aquí que el respeto es uno de los valores más altos del amor, o si se quiere, su forma más elevada.
Y le ordenó al hombre, amar a su mujer entregando aun la vida por ella.   Dios también compara a la mujer con un vaso frágil, por ser profundamente sensible a las heridas del amor, y ordena al hombre tratarla como tal.
Y a ambos les ordenó respetarse mutuamente, y suplantar la venganza por el perdón.
Los hijos frutos de tal matrimonio entre amor y respeto, deberían ser vasos que se llenen de tolerancia, perdón, ternura, vasos limpios que no necesitan ocultar con verguenza su contenido porque el agua brilla clara en ellos.

Jesús tiene algo para decir  a todas nuestras muertes,  El puede con todas nuestras heridas sangrantes.  Su obra fue perfecta y suficiente. Nunca he necesitado algo externo a ella para tener el valor de cambiar mi vida por completo.
Despierta, abre los ojos a la realidad. No importa cuanto te lastimaron o cuanto lastimaste. Hoy es un buen día para cambiar, comenzar de nuevo, escribir otra historia.
El amor repara todo daño conocido, el amor es mas fuerte que la muerte, el amor todo lo restaura. La inagotable Gracia vuelve posible lo imposible al que cre. El amor comparte y se multiplica, no divide, no cerca, el amor no limita, extiende su casa, sus paredes, su contenido y su horizonte. El amor es la vida misma, amplia y generosa. Llena de respeto y cuidado.

Vamos a hablar finalmente este año de muchos temas dificiles,  y espero que en cada uno tengas el valor de ahondar, y me acompañes a buscar para nosotros mismos y para los demás un mundo mejor a partir de acciones de cambio conretas.
Visita «Mi Historia»que ha sido reescrita, y sonríe con el cuadro familiar del final, que no es mi orgullo, porque nada es mío, sino que es el orgullo de nuestro amado y eterno Padre que cuida de nosotros a diario.
Hay una luz al final del camino. Encuéntrala, y sigue Sus eternos principios.

Ver video de la entrada

 

Texto: Edith Gero

Imagen: Highway by www.fotofrontera.com / Vía: www.bancodeimagenesgratuitas.com

Película sugerida: «Cicatrices»

 

Edith Gero es pastora, escritora, consejera bíblica y la creadora de Bahía Esperanza. Un sitio amable donde romper el silencio y encontrar herramientas para la resolución de conflictos, más la motivación a un sano crecimiento diario.

4 Comentarios

  • tomasa morga

    nesesito su ayuda por favor estoy desesperada no se que aser ……y no quiero tomar desiciones en contra de la voluntad de dios……

  • marilin

    ME INTERESARÍA SABER SI TIENEN MATERIAL SOBRE ESTO. SEAN TESTIMONIOS O CUALQUIER REDACCIÓN, QUE PUEDAN COMPARTIR A MI CORREO GRACIAS!!! DIOS LES BENDIGA

  • Mariela

    Me interesa consejería, me siento sin salida, no se que hacer, no quiero terminar fallando y alejandome de Dios por una mala persona…ayudenme por favor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *