Una pobre mujer vivía en una humilde casa con su nieta, que estaba muy enferma.
Como no tenía dinero para llevarla con un médico, y viendo que a pesar de sus muchos cuidados, la niña empeoraba cada día; con mucho dolor en el corazón decidió dejarla sola e ir a pie hasta la ciudad más próxima en busca de ayuda.
En el único hospital público de la región, le dijeron que los médicos no podían trasladarse hasta su casa, que ella tenía que traer a la niña para ser examinada.
Desesperada por saber que su nieta no conseguiría siquiera levantarse de la cama se retiró y, al pasar por una iglesia decidió entrar.
Algunas señoras estaban arrodilladas hacienda sus oraciones.
Ella también se arrodilló.
Escuchó las oraciones de aquellas mujeres y cuando tuvo oportunidad, también alzó su voz y dijo:
“Hola Dios, soy yo María. Fíjese Señor, que mi nieta está muy enferma. Yo quisiera que usted fuese para allá a curarla. Por favor, Dios, anote la dirección.”
Las señoras se sorprendieron con esa oración y continuaron escuchando.
“Es muy fácil, solamente es seguir el camino de las piedras y cuando pase el río con un puente usted entra en la segunda calle de terracería. Pasa la tiendita. Mi casa es el último jacal de esa callesita.”
Las otras señoras, que estaban pendientes de la oración se esforzaban para no reír.
Ella continuó: “Mire Dios, la puerta está cerrada, pero la llave está abajo del tapetito rojo de la entrada. Por favor Señor, cure a mi nietecita. Gracias.”
Y cuando todas pensaron que ya había acabado ella agregó: “Ah! Señor, por favor, no se olvide de colocar la llave de nuevo abajo del tapetito rojo, si no, yo no voy a poder entrar a la casa. Muchas, muchas gracias!”
Después que Doña María se fue, las demás señoras soltaron la carcajada y se quedaron comentando lo triste que es ver que las personas no saben ni orar.
Cuando Doña María llegó a su casa no se pudo contener de tanta alegría al ver a la niña sentada en el piso jugando con sus muñecas.
“¿Ya estas de pie?”
Y la niña, mirándola cariñosamente le contestó: “Un médico estuvo aquí abuelita. Me dio un beso en la frente y dijo que iba a mejorar. ¡Él, era tan hermoso abue! Su ropa era tan blanca que parecía hasta que brillaba…
¡Ah! Y Él te mandó decir, que si fue fácil encontrar nuestra casa y que iba a dejar la llave debajo del tapetito rojo como tú se lo pediste”
Dios no quiere palabras bonitas, Él quiere palabras sinceras.

Texto: Anónimo

Reflexión: Orar es hablar con Dios, y como Dios es nuestro Padre, nos acercaremos a Él de una manera amorosa y sencilla, tal como lo haríamos para agradecer, pedir algo o expresar amor  a nuestro padre terrenal. Vayamos con confianza, seguros de que a Dios le interesan aún los más pequeños detalles porque nos ama apasionadamente. Vayamos con fe, porque es ella la que nos conecta con Dios.

 

6 thoughts on “El tapete rojo

  1. Dios siempre tiene misericordia y es siempre fiel ……un corazón sincero puede mas que mil palabras rebuscadas y bonita porque Dios conoce el corazón del hombre

  2. Bendito seas mi DIOS, es tan grande tu corazón, perdona mis pecados. Gracias por escucharme siempre. Gracias de todo corazón

  3. Excelente historia, necesitaría saber para informar a un sacerdote que se ha interesado mucho, si tiene esta historia respaldo verídico o es sacado de un libro. Muchas gracias.-

  4. Hola Carlos. Creo haberte respondido por imbox de la fan page pero igual te digo que no he encontrado la fuente original del cuento ni el autor, por eso cito “autor: Anónimo”. Gracias por visitarnos!

  5. Es una bella reflexion y ciertamente el Señor desea corazones humillados y sinceros, bendiciones.

  6. Me fue imposible no llorar verdaderamente Dios es fiel y escucha las oraciones por muy sencillas q sean pero llenas de confianza y fe… Gracias Señor Jesus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *