Crecer,  Esperanza,  Tiempo

Celebra tu día

p1010450-co-enfwebPara fin de año solemos estar agotados, y el stress acumulado, aumenta la sensación de desgano. Si tienes perspectivas de vacaciones, cuentas los días de descuento, sino, eso aumenta el peso.

Detrás de las ventanas, la vida sigue su curso sin que yo la perciba tantas veces.

Por la mañana agarré como autómata mi café mientras prendía la computadora, y en el trayecto, un pájaro cantó tan fuerte en la ventana que me obligó a mirar, creo que el Señor precisó llamar mi atención. Lo vi buscando en el suelo, como reclamando y recordé en ese solo vistazo que ayer, les había puesto el pan cortado allí. Suelo bromear con que alimento las aves, porque dice la Biblia que si el Señor cuida las aves cuidará también de mí. Pues le alivio un trabajo…

El tema es que las avecillas reclamaban, porque hoy es otro día. Lo de ayer, pasó.

Hoy es hoy, el maná de ayer no sirve, todo es hecho de nuevo.

Todo proceso de resolución de conflictos es un día a la vez, pero un día seguro, un paso seguro tras otro seguro. Eso requiere la plena conciencia del día de hoy.

En este universo todo está unido. Si hoy enfoco bien el día, mañana será mejor. Si hoy entreno 5 minutos más, mañana me sentiré mejor. Antes comienzo el cambio, mejor.

Estas horas que ya pasaron del día, no volverán, ¿estoy asegurada en el Señor? ¿He disfrutado lo suficiente? ¿Abracé a quienes amo? ¿Tengo conciencia de quien soy en el Señor?

Cada día nuevas dudas nos asaltan apenas abrimos los ojos. Los problemas, directamente ni preguntan.¿ Estoy lista para mi día? Si la vida es una carrera, mejor voy entrenando, y aprendo a levantarme como un deportista, de un salto.

Hoy desperté con una sensación pesada de miles de cosas no resueltas, y otras que no puedo siquiera resolver. Así que decidí empezar con energía y hice a un lado las sábanas con fuerza inusual, fuera el desgano! Hablé un tiempo con el Rey de mi vida, hice gimnasia, algunos movimientos dolían, pero como no puedo entrenar el día para que se despierte bien, tengo que entrenarme a mí, para afrontar el día.

Quiero asumir la costumbre de mirar cada día por la ventana, y ver los cambios que Dios ha preparado para el día. Miro la frutilla, la nueva flor se cayó, espero que esos bichitos mínimos no se desayunen con el nuevo fruto. La parra ha crecido tanto con la lluvia que esta hinchada de agua, debo podarla. El árbol de chirimoya me arranca una sonrisa, recordando a mi tía, que me enseñó el camino al Padre y alimentar a los colibrís.

Hoy te propongo que antes de mirar el día y contar nuestros problemas, contemos nuestras bendiciones., y demos gracias por ellas. Contemos, en mi cuenta, hay mas bendiciones ¿viste? Son más los créditos que los débitos, y eso ya me endereza mi espalda y mi ánimo. Que no se pierdan tus bendiciones porque ni las viste, porque contaste más las heridas que el doctor que te sanp1040758-co-enf-webo y quien te regaló flores.

Hoy te propongo que te pongas a cuenta con Dios, y que lo ames un poco más que ayer, para hacer un día distinto. Dile lo que nunca le dijiste, inventa algo, el amor siempre se reinventa, acabo de decirle algo en secreto, y eso me arranco una sonrisa, porque siento que El se ríe. ¿Sabías que Dios tiene muy buen sentido de humor? Si, así es, y si no lo percibiste, te has perdido una faceta de Su increíble forma de ser.

Luego, afirmémonos en nosotros mismos, seguros de la mano de Dios, crezcamos un poco más, renunciando a todo sentimiento que no debe estar, y abriendo las ventanas para que el viento del Espíritu sople sobre nosotros su fresca vida.

Finalmente hagamos cosas por otros, abracemos a varios. Guardemos las quejas y alentemos, alentar a otros nos da mucho mejor resultado que la crítica. Ayudemos a alguien. Hablemos a alguien del gran amor del Señor y su esperanza de vida eterna.

Todos tenemos que llegar a destino, y juntos. Somos un cuerpo. De alguna manera dentro de la lucha casi siempre feroz por nuestra individualidad, Dios pretende que entendamos, que a pesar de ser únicos, también somos un solo cuerpo. Aprendamos a funcionar mejor como tal, perdonemos, respetemos, alentemos, demos lo mejor que tenemos, y sigamos adelante. Todos, tenemos que llegar.

El que va más adelante no se jacte de eso, ni critique al lento sino tómelo de la mano y vamos por más. El mayor, servirá al menor.

El menor deje de andarse quejando por el mayor, aprendamos a tener alegría, y a cerrar la oficina de quejas! Hoy, decretamos la oficina de quejas cerrada.

Estar enfermo, endeudado, divorciado o con cualquier tipo de problema no nos hace SER eso, son circunstancias, recuerda que Dios permite los desiertos para entrenar nuestro carácter eterno, y, para estar con nosotros a solas. Recuerda que El nos ama y anhela estar con nosotros, si no le prestamos suficiente atención, crea un desierto para que al perder todo, tengamos que si o si, mirarlo a El.

Mira un soldado, nosotros lo somos, hemos tomado las armas el día que conocimos al Señor. Un soldado solo mira lo que debe hacer, y va, enfermo, con hambre, herido, solo va adelante, sigue órdenes, permanece bajo bandera. No huyas, no anestesies tu realidad, enfrentala.

Dejemos de sobredimensionar las heridas y la explicación de todo. No somos alma+ alma no somos sentimiento +sentimiento. Somos, ante que todo, hijos de Dios. No permitas que el humanismo te haga creer hoy el engaño de que las emociones son lo más importante, que lo que yo siento es lo más importante. Que solucionar mi herida es lo más importante. A un soldado le hieren, y si no es grave, le vendan y sigue, si es grave, va al hospital, se recupera, y sigue. Un perro, se lamerá la herida y saldrá saltando , así sea en 3 patas.

No mires tanto  el problema, mira al Dios tan grande que tenemos. Cuando te duela algo insoportablemente piensa en el Señor Jesús, El no miraba sus heridas, nos miraba a nosotros, salvos, compartiendo la eternidad con El. Mira al Señor.

Toma decisiones correctas, respeta, practica el bien siempre, pide perdón por los errores, no importa si te reconocen o no, deja tus pedidos de justicia frente a Dios, y como el conde de Montecristo escribe en la piedra de tu celda día a día, “Dios, hazme justicia”. Hasta que Dios te libre.

Erradiquemos la culpa, la convicción es necesaria y debe movernos a un inmediato cambio, la culpa, es traída por el enemigo de los hombres., No caigas en el engaño. Te equivocaste? Fracasaste? . Lastimaste a otro? Bienvenido al club . Todos lo hacemos a diario. Más amamos, mas lastimamos, mas queremos cambiar, mas nos equivocamos. Pero mira la vida distinto, si todos fallamos, puedo permanecer, no huir, pedir perdón, y seguir adelante. La madera de la persona no se ve en que cae (porque todos, caemos) sino en cómo se levanta.

Si el año solo trajo peso, pues ahora es el momento de ponerlo a los pies del Señor y tomar un solo día, este, y vivirlo a pleno, liviano, en paz, agradecido. Con o sin problemas, sigues siendo la niña de los ojos de Dios, y El te ama sin medida, y nunca, te desamparará.

Asi enfrenta este día, fortalecido. No eres un débil, el Dios de todo el universo ha entrenado tus brazos, tus músculos, para levantar las armas de la fe, ha entrenado tus piernas para correr la buena carrera. El Señor te ha desamparado, ni te ha dejado de lado, El sigue en Su Trono reinando , poderoso sobre toda circunstancia, Pide menos, confía más. Levanta tus ojos y di, “yo confío en Ti, Jesús”. Y espera en El, con alegría, con paz en tu corazón porque tienes en Quien dejar tus cargas. Haz lo correcto, disfruta cada día al máximo, da lo mejor, sigue adelante.

Termina el año, decidiendo ser cada día, la mejor versión de ti mismo. Un día a la vez, y recuerda no perder este día.

Celebra la vida, porque Fiel es, Quien te la díó, y que nunca, te dejara

“Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos , despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia,

Y corramos con paciencia, la carrera que tenemos por delante.

Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de El, sufrió la cruz” . Hebreos 12.1-2

http://www.youtube.com/watch?v=hYvgdI_xFzk

Edith Gero reside en Córdoba, Argentina. Es Pastora, Consejera , escritora y creó la red de Bahia esperanza como un lugar amable donde poder hablar y encontrar herramientas para solucionar conflictos y crecer. www.bahiaesperanza.com www.bahiaesperanza.blogspot.com www.desayunandocondios.com Facebbok/Twitter:EdithGero

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.